lunes, 28 de octubre de 2013

Pilotos 2013/2014: semana 21 al 27




Los pilotos de las nuevas series de la temporada se van acabando. A falta de un par de estrenos que aún están pendientes, esta semana sólo nos ha traído el piloto del nuevo drama de la NBC. Una nueva versión del clásico de terror Dracula. ¿Quieres saber qué tal pinta la serie? ¿Merece la pena ver el piloto? Pasen y vean que las críticas de esta semana vienen calentitas.


Dracula (NBC)

 
Dracula NBC

Blue Jon: Mal. Muy mal. Una nueva versión del clásico que protagoniza Jonathan Rhys Meyers. Oye que este chico viene de ser el protagonista de The Tudors y de haber trabajado con Woody Allen, así que a priori merecía un voto de confianza. La serie es un reimaginación del mito de Drácula, donde sí, están los personajes que todos conocemos (Dracula, Mina y Van Helsing) pero en un rol distinto al tradicional (al estilo Once upon a time). El problema es que esta nueva versión del clásico NO FUNCIONA. El guión es un completo despropósito que une conspiraciones judeomasónicas, avances tecnológicos, magia, peleas a cámara lenta, vampiros, señoras de la alta sociedad que son ninjas encubiertas (¡que estamos en Londres a principios del siglo XX!)... Un sinsentido que convierte (atención spoiler) ¡a Dracula en un superhéroe justiciero contra los malos que son las compañías petrolíferas! (fin del spoiler). No veais esta serie, no merece la pena. Ni siquiera aprovechan para enseñar carne como en la CW. #quémierdaesesto #SuperVamp

Rai: La única razón por la que me acerqué a ver Drácula fue su título y, de hecho, es la misma razón por la que no pienso pasar del piloto. Porque el uso del personaje de Stoker se usa única y exclusivamente como reclamo para el espectador incauto que, como yo, ignoró todas las señales de advertencia que apuntaban a que la apuesta de la NBC iba a ser lo que es: un pastiche de elementos inconexos y personajes planísimos y arquetípicos, con un disfraz de algo que no es.
Ya sabía que no iba a ser una adaptación al uso y que se tomarían muchas licencias, pero para lo que no estaba preparado era para ver una serie random de vampiros anarquistas que luchan contra el cartel del petroleo. Los pocos (poquísimos) guiños o alusiones al producto original se limitan al nombre de los personajes, desvirtuados por completo, y al uso de los orígenes del Conde Drácula. El imaginario construido alrededor del personaje de la novela, del que nacieron despropósitos como el Van Helsing de Hackman, si que lo han "adaptado". Vamos que se han quedado con lo mejorcito de cada en una estrategia cuyo único objetivo debe ser el de obtener venganza de la raza humana por parte de los guionistas y ejecutivos de la cadena del pavo (algo malo les habremos hecho para que nos premien con semejante m***da).
Tampoco el aspecto estético está nada cuidado y los apartados técnicos son mediocres (mención especial para las luchas a lo Matrix que me hicieron retroceder 15 años en el tiempo).
Desconozco si estaba planeada como una serie limitada o creían que podrían estirar el chicle para conseguir una temporada más. En cualquiera de los casos la NBC ha fracasado estrepitosamente. No interesa como historia a largo plazo y si es una serie limitada, arriesgan muy poco para una historia que debería tener una dirección muy clara y definida durante 13 episodios.
En definitiva, una mezcla de Reveng (o de cualquier soap opera noventera), Arrow (Drácula es un detractor del establishment como si fuera un Snowden o un Assange trasnochado) y cualquier serie de los 2000 de segunda división.
No quiero dejar escapar la oportunidad para recordar la escena de la señora mayor que va de Buffy dándole manteca a los sacos de arena, que fue directamente de verwenza ajena.
#DeDraculaSoloTieneElNombre #NoAptaParaPublicosConCriterioTelevisivo #RhysMeyerEnHorasBajas

Volveremos a traeros nuestra opinión (crítica y nada objetiva) en próximas ediciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada