viernes, 23 de noviembre de 2012

Review The Hour, Season 2 Episode 1




El estreno de la segunda temporada de la serie británica The Hour, que estaba previsto para el tercer trimestre de 2012, se vio retrasado por la cobertura que la cadena BBC hizo de los Juegos Olímpicos. Más tarde se anunció su estreno para una fecha indeterminada en el mes de septiembre, pero los seguidores de esta brillante ficción hemos tenido que esperar hasta noviembre para poder ver la primera entrega de esta segunda tanda de episodios.
Por supuesto la espera ha merecido la pena y hemos podido disfrutar de este Episode 1 donde retomamos la historia del programa The Hour y de los integrantes de su equipo un año después de donde la dejamos.
A continuación un breve repaso a la primera temporada y un análisis de el primer capítulo de la segunda. ¿Te vienes a dar un paseo por 1957?





Pero, ¿Dónde nos habíamos quedado?

“¿Sabe? Me gusta su programa. Pero hace que el mundo parezca... tan insoportablemente real.”
Mrs Kish


En su primera temporada The Hour nos contó como la BBC preparaba un programa informativo que se desmarcase de la tendencia de los demás espacios del momento, un programa semanal de una hora en la que se daría un enfoque distinto de la actualidad y que prometía romper con lo establecido haciendo una defensa feroz de lo que el periodismo debía ser (y no era).
Una empresa demasiado ambiciosa ya que, teniendo en cuenta la conocida como Ley de la Mordaza que imperaba en los medios audiovisuales del momento, tratar el tema de la crisis del Canal de Suez fue una auténtica odisea. Aún así, el espíritu del programa, su valentía a la hora de explicar las noticias desde un punto de vista objetivo y la perserverancia en la búsqueda de la verdad, fueron un ejercicio excelente y una reivindicación de que el periodismo podía ser mucho más de lo que era. Y mucho más de lo que es.

"Una conspiración es tan solo un acuerdo confidencial de varias 
personas para cumplir políticas que no osarían admitir en público."
Ruth Elms

Por supuesto también contaba con una trama horizontal de espionaje en la que Freddie Lyon (Ben Whishaw) era el eje central en la investigación de la misteriosa muerte de Peter Darral, profesor de universidad, y la relación que éste mantenía con Ruth Elms, hija de un miembro de la Cámara de los Lores. La trama indagó en la relación que el MI6 tenía con estos personajes, así como con el de Angus McCain, destapado una red de espionaje soviético, agentes dobles, gobiernos que harían cualquier cosa por encubrir la verdad y crucigramas complicadísimos.



Season 2, Episode 1

Ha pasado un año desde que Mr Lyon entrevistase a Lord Elms en The Hour donde que éste atacó al gobierno británico por sus artimañanas ocultas y desde que se destapase la identidad de agente doble de Clarence Fendley, cuyo único propósito cuando decidió crear el espacio informativo fue el de desestabilizar al gobierno de Anthony Eden. 
En esta nueva etapa el programa, que sigue contando con Bel Rowley (Romola Garay) como productora y con Hector Madden (Dominic West) como presentador, ha sufrido una transformación perdiendo lo que una vez lo hizo único y cediendo terreno frente a la nueva apuesta de la compentencia ITV, un programa de corte muy similar a The Hour titulado Uncovered. 

Reinventando The Hour

Para paliar el declive del programa, la BBC decide reorganizar al equipo y para ello cuenta con un nuevo director de noticias, Randall Brown (Peter Capaldi), personaje que parece tener un pasado en común con el de Lix Storm y que seguramente iremos descubriendo a medida que los episodios avancen. 
El desgaste del espacio informativo, ligado a la creciente popularidad de Hector Madden como estrella mediática, no será un asunto fácil de resolver y para ello Brown cuenta con un paquete de medidas que empiezan con establecer unos horarios más que ortodoxos, tener un control más exhaustivo sobre los contenidos y sobre todo intentar controlar al presentador Madden quién últimamente ha supuesto un auténtico quebradero de cabeza para Rowley. Aunque el cambio más importante, que admitámoslo se vio venir un poco, es el de volver a incorporar al equipo al inconformista Freddie Lyon. Estaba claro que no era posible tener una segunda entrega de la serie sin el que fuera el protagonista indiscutible de la primera, aunque es un poco inverosímil que después del tratamiento que se hizo del conflicto del Canal de Suez y de cómo acabó la primera temporada, Angus McCain haya dado su visto bueno a la vuelta de este fan acérrimo de las novelas de Ian Fleming a la BBC.Y es que ya desde el primer día tras su vuelta Mr Lyon se las arregla para no pasar desapercibido y seguir haciendo lo que mejor se le da: buscar la noticia sin importar a quien puedan incomodarle sus preguntas. Veremos si esta nueva estrategia logra devolver a The Hour a sus orígenes y si consigue recuperar la audiencia que Uncovered les ha robado durante este tiempo.

Uncovered, un programa de ITV.

Está claro que cuando una fórmula funciona lo más normal es que se busque imitarla y eso es precisamente lo que ha hecho la cadena ITV y por lo que nos han podido contar en este primer capítulo, no lo está haciendo nada mal. Muchos de los espectadores que tenía el espacio de la BBC ahora han migrado a Uncovered y ahora, además, tienen un nuevo plan entre manos: hacerse con Hector Madden.
Esta linea argumental promete mucho, no tan solo en lo que a relación de personajes se refiere, también en cuanto a la crónica televisiva y del periodismo que se hace en la serie.

Hector Madden, Bel Rowley y Freddie Lyon

La única continuidad que podemos encontrar entre la primera y la segunda temporada de The Hour son sus protagonistas, las relaciones que se establecen (o se establecieron) entre ellos y como éstas afectan al presente. Es cierto que hay algunas que no nos importan demasiado (como el eterno enamoramiento del asistente Wengrow con la secretaria Sissy) pero es innegable que el triangulo Madden-Rowley-Lyon estuvo muy bien tratado durante los primeros seis episodios y no parece que en esta tanda vaya a decaer el nivel.
Rowley, después del desengaño amoroso que sufrió con Madden (y del desengaño profesional, ya que recordemos que en el momento de la entrevista a Lord Elms le pasó la pelota a Lyon para poder evitar así posibles represalias) ha decidido centrarse exclusivamente en su trabajo aunque Hector se lo esté poniendo cada vez más difícil. El presentador ha pasado de ser un profesional centrado y competente a ser poco más que un alcohólico que frecuenta locales de dudosa reputación en el Soho y que descuida por completo sus obligaciones en la redacción. Personalmente me gusta que ahora que no tiene a Rowley a su lado para ir guiándolo, como hizo en los pasados episodios, haya vuelto a ser simplemente un enchufado en la BBC que se escuda en su gloria pasada y en que su suegro está en la junta directiva del canal. Apuesto a que poco va a durar esto ya que la relación con su esposa se ve mucho más deteriorada en esta segunda temporada y recordemos que a Mr Madden no le ha hecho nada de gracia contar con un nuevo copresentador.
Por su parte Mr Lyon ha vuelto a The Hour como si nunca se hubiera marchado, con aquel espíritu de luchador que lo define, y evitando hacer referencias a lo que ha estado haciendo durante este hiato forzado que se ha tomado y que ha aprovechado para visitar México, Estados Unidos o Francia.
También estaba claro que con la vuelta de Lyon al programa, Rowley iba a darse cuenta de una puta buena vez que con quien de verdad debe estar es con Freddie, pero cual será su sorpresa cuando vaya con una botella de vino a visitarle, con la excusa de que le explique sus aventuras internacionales, y se encuentre que el bueno de Freddie ya ha encontrado el amor en una parisina de moral algo distraída que además ahora es su esposa.



La guerra fría y el Soho

Si durante los seis episodios que conformaron la primera temporada las tramas se centraron, por un lado en la crisis del Canal de Suez y por otra en la del asesinato de Peter Darral, en esta segunda ya se nos ha marcado cual va a ser el camino a seguir. 
La guerra fría, el segundo mandato de Eisenhower en Estados Unidos (con la herencia McCarthy incluida), la carrera espacial que da comienzo con la puesta en órbita del satélite Sputnik II y el lanzamiento al espacio de la perra Laika marcarán la actualidad que “The Hour” tratará de retratar semana a semana ante el público británico. Mientras tanto, la amenaza nuclear centra los esfuerzos y preocupaciones del gobierno de Eden que intenta que la población se sienta segura ante esta época marcada por la inestabilidad...¿o todo lo contrario?
En esta ocasión la trama horizontal se va a centrar en el aumento de la violencia en las calles de Londres, y en especial en algunos barrios como el Soho. Ya hemos podido comprobar que algo está ocurriendo en el club al que acude Hector noche sí y noche también y que a Rowley no le ha pasado desapercibido este incremento de la violencia. ¿Que habrá detrás de todo este entramado?

The Hour vuelve en forma y con mucho que ofrecer, no decepciona y mantiene el nivel en este primer episodio. ¿Lo conseguirá en las siguientes entregas?

#periodismodeverdad #tramaslaberinticas #Moneypenny

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada