martes, 5 de febrero de 2013

BATTLESTAR GALACTICA: BLOOD & CHROME – A Disquiet Follows My Soul (II)



Después de ver BSG: Blood & Chrome es inevitable echar la vista atrás (o adelante, según se mire) y tratar de encajar esta nueva pieza de ficción dentro del universo de BattleStar Galactica. Una tarea que, a simple vista y de manera cronológica, no debería ser muy complicada pero que al tratarse de una trama y una mitología tan elaborada y con tantas ramificaciones, me ha llevado algún que otro quebradero de cabeza. ¿Existe una coherencia total y absoluta entre Caprica, Blood & Chrome y BattleStar Galactica? Aprovechando esta situación (y como excusa totalmente válida para volver a hablar de las Doce Colonias, la Decimotercera Tribu y el génesis de los Cylons) hacemos un repaso a la historia de la humanidad y a la de la inteligencia artificial.
Por supuesto si aún no has consumido todos los episodios que conforman esta space opera, te aconsejamos no seguir leyendo ¡Multiple Dradis Spoiler Contact!
Como diría el híbrido....¡JUMP!

¿Are you alive?

La última escena que tiene lugar en la luna Djerba en la que vemos como un Cylon parcialmente biológico acaba con la vida de la Dra Kelly, arroja algunas preguntas acerca de lo que creíamos saber de la historia de los Cylons. ¿Una nueva linea argumental?¿O un error garrafal que atenta contra la continuidad de la serie? Hagamos memoria.

All of this has happened before and all of it will happen again.

Leoben (o el modelo número 2) no se cansaba de repetir que “todo esto ya ha sucedido y volverá a suceder” y efectivamente al finalizar la serie BSG pudimos comprobar que razón no le faltaba. Tenemos que remontarnos a los orígenes de nuestros antepasados, aquellos que vivían en Kobol, para repasar esta historia.

Kobol
Kobol, 4000 años antes del Ataque a las Colonias

Los primeros humanos de los que tenemos conocimiento vivieron en el planeta Kobol desde, aproximadamente, 17000 años antes de que los Cylons sembraran la devastación nuclear sobre las Doce Colonias. La información que tenemos sobre estos primeros humanos nos llega a través de las escrituras de Pythia, una sacerdotisa que escribió las Sagradas Escrituras en las que relataba los eventos que tuvieron lugar en Kobol y profetizaba acontecimientos futuros.
Tras un tiempo de convivencia pacífica, las Doce Tribus y la Decimotercera, que resultaron ser las primeras inteligencias artificiales creadas por los humanos, acabaron por separarse, iniciando así el ciclo eterno que nos narra la serie BSG.

La Tierra, 3000-2000 años antes del Ataque a las Colonias

La Decimotercera Tribu, o Cylons (aunque no sea del todo correcto llamarlos así) se estableció en la Tierra, aquella Tierra que descubrimos devastada al final del décimo episodio de la cuarta temporada de BSG, Revelations. Tras muchas generaciones, estas inteligencias artificiales consiguen comenzar a reproducirse de manera sexual, por lo que abandonan el método de la resurrección que poseían por encontrarla innecesaria. Sin embargo, alrededor de 2000 años antes del ataque, un equipo científico formado por los Final Five lleva a cabo la misión de recuperar este tipo de tecnología con el objetivo de salvaguardar la continuidad de su especie. ¿El motivo? La inminente revuelta que se está fraguando por parte de los centuriones creados por ellos mismos.
Finalmente el conflicto se desata y los robots creados por la decimotercera tribu acaban por destruir el planeta y a todos sus habitantes. Gracias a sus investigaciones y experimentos, Saul y Ellen Tigh, Galen Tyrol, Samuel Anders y Tory Foster consiguen descargar su memoria en unos avatares que se encuentran en una nave en órbita iniciando un viaje interestelar que ha de llevarles a las Doce Colonias para advertir a sus hermanos de Kobol el peligro que entraña la construcción de robots.

Centuriones creados en La Tierra
Caprica, 58/52 años antes del Ataque a las Colonias 

Greystone Industries consigue hacerse con la una nueva y potente tecnología, robándosela a su rival Vergis, que permitirá la creación de los primeros Cybernetics Lifeforms Nodes o como los conoceremos después, Cylons. A su vez, la joven Zoe Greystone crea un nuevo tipo de avatar digital que se comporta como un ente independiente y no como una simple copia de un humano. Como consecuencia de estos dos avances tecnológicos, los humanos conseguirán crear Cylons que integrarán en su vida cotidiana. El avatar con aspecto humano creado por los Greystone para su hija Zoe, la escisión entre el politeísmo humano y el monoteísmo de las máquinas y la rebelión de las máquinas dará como resultado la primera Guerra Cylon.

Las Doce Colonias, 40 años antes del Ataque a las Colonias. 

Durante la Guerra Cylon, la Flota Colonial organiza una misión cuyo objetivo es localizar una base enemiga que alberga una nueva arma, desconocida para los humanos, que podría darles a las máquinas la ventaja final para poder ganar la guerra. Al frente de esta misión se encuentra el teniente William Adama que descubrirá que en realidad la base del enemigo es un laboratorio en el que los Cylons están investigando la manera de fabricar inteligencias artificiales biológicas. Como resultado de estos experimentos surgirá el primer Híbrido (que Kendra Shaw descubrirá años más tarde abandonado en unas instalaciones y que profetizará que Kara Thrace es el heraldo de la muerte). En su vuelta a la flota, Adama descubrirá que los Cylons han firmado una tregua y se han retirado. La razón de su retirada es la llegada de los Final Five a las Doce Colonias.

El primer Híbrido
La Colonia, Desde el Armisticio al Ataque a las Colonias. 

Los Final Five les ofrecen a los Cylons el don de la resurrección, así como la fabricación de avatares biológicos con aspecto humano, a cambio de firmar un armisticio con las Colonias. Comienza así una nueva raza Cylon que será totalmente biológica y que tendrá la posibilidad de perpetuarse a través de las descargas en las naves de resurrección. Los Final Five diseñaron siete modelos Cylon, uno de los cuales, número 7 o Daniel, fue destruido por los número 1. Comenzó así una nueva rebelión en la que los Cylons se sublevaron contra sus creadores, enviándolos a las Colonias para que fueran testigos de primera mano de lo que la especie humana era en realidad y presenciasen así la cruel venganza que las máquinas tenían preparada.

A partir de aquí, la evolución de los Cylons derivó en el primer híbrido humano/Cylon, Hera, que acabaría convirtiéndose en la “Eva mitocondrial”, el primer miembro de la humanidad tal y como la conocemos en La Tierra (la nuestra).

Entonces, y después de esta parrafada, la duda que me surge es: Si fueron los Final Five los que otorgaron a los Cylons creados en las Colonias la habilidad de fabricar inteligencias artificiales en cuerpos biológicos, ¿cómo es posible que en la época en la que se sitúa Blood & Chrome exista ya un prototipo con aspecto semihumano y que, además, se corresponde bastante con los modelos 6?

A priori, lo primero que me viene a la cabeza es que se trata de un error, ya que como vimos en Razor, los esfuerzos de los Cylons por crear un cuerpo biológico en el que contener una inteligencia creada artificialmente dieron como resultado los primeros Híbridos. No es coherente que ocho años antes de lo que vemos en los flashbacks de Razor, ya existiese la posibilidad de crear cuerpos como el que se nos muestra en la escena final de la luna de Djerba. Además fueron los Final Five los que diseñaron los siete modelos humanos de Cylon y, en Blood & Chrome, aún faltarían varios años para que los miembros de la decimotercera tribu lleguen a las Colonias para ayudar a los Cylons y otorgarles el don de la resurrección.

¿Otras respuestas posibles? Que se pretendiese abordar desde un punto de vista distinto la historia de la llegada a las Colonias por parte de los Final Five en el momento de la guerra, lo que automáticamente nos lleva a que lo que Ellen Tigh explica en No Exit (BSG 4x15) no es cierto. Esta explicación no me convence en absoluto y es que, por mucho que Ronald D Moore no estuviese detrás de Blood & Chrome, dudo que los guionistas (muchos provenían de la precuela/secuela) quisieran reescribir este tramo de la historia que tan bien se había encajado en la serie madre y en Razor.

Es imposible sacar algo en claro, o saber si el parecido entre el modelo 6 y el Cylon de la luna de Djerba es puramente casual o, incluso, un simple guiño sin más trascendencia puesto que no veremos nada más de esta ficción.

Sin embargo, aunque detalles como este en una saga que ha mantenido siempre una coherencia con la mitología que ha ido tejiendo a lo largo de sus distintas series deberían ser más cuidados, por lo menos nos permiten volver a recordar la historia de la humanidad y de sus errores. Ojalá dentro de poco podamos debatir de nuevo sobre esta joya de la ciencia ficción, sea por el motivo que sea.
 
So Say We All.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada